fbpx

El dilema de la tarjeta de crédito: 5 consejos para utilizarlas mejor

Las tarjetas de crédito son ese plástico mágico que te abre puertas a la compra de cosas que, de otra manera, no podrías adquirir fácilmente. Además, te evitan pagar tanto en efectivo, algo que en este tiempo hasta se agradece. Vienen con ese poder maravilloso llamado “cuotas”, que te permite dividir ese gasto grande en pequeñas porciones. Sin embargo, muchas veces este artefacto mágico es una trampa que puede dejarte en el fondo de un pozo de deudas, si no lo sabes utilizar correctamente. En este artículo, vamos a darte algunos consejos para usarlas sabiamente para que no se conviertan en el enemigo número 1 de tu bolsillo.

Qué son las tarjetas de crédito

Todos las vimos y la gran mayoría ya las hemos utilizado. Pero, ¿cuánto sabes realmente sobre ellas?

El Banco Central de la República Argentina (BCRA) nos ofrece la siguiente definición:

“Un instrumento de pago que debe ser gestionado en una entidad financiera o en una empresa emisora de tarjetas de crédito”.

Agrega, además, que el instrumento es otorgado al solicitante “si cumple con los requisitos exigidos”. La entidad gestora es la que define el monto de crédito con el que contará el solicitante. El límite de ese monto estará sujeto a los ingresos que el solicitante demuestre tener. 

Pero, ¿qué es lo que distingue fundamentalmente a este medio de pago de los demás? A diferencia de las tarjetas de débito, que utilizan dinero disponible en la cuenta para poder hacer compras, las tarjetas de crédito no necesitan tener estos fondos depositados previamente. Funcionan, más bien, como un préstamo de la entidad emisora al usuario.

El principal problema de esto es que nos da una falsa ilusión de que contamos con más dinero. Sin embargo, la realidad es que, no solo es que tarde o temprano hay que pagar lo que consumimos, sino que cuanto más lo dilatemos, más caro lo estaremos pagando.

En resumen, ten siempre presente que usar una tarjeta de crédito es contraer automáticamente una deuda.

Consejos para usar tarjeta de credito

Consejo nº 1: No pagues el monto mínimo

Si estás en una situación complicada, parece un alivio a corto plazo. El monto mínimo es el que debes pagar para no caer en mora y tener que ocuparte de cargos extra. Sin embargo, algo en lo que coinciden todos los expertos es que esto puede ser una trampa.

Esa diferencia entre el mínimo y lo que resta pagar genera intereses altos, por lo que se convertirá en un dolor de cabeza mayor más adelante.

Si, ocasionalmente, no te queda más opción que pagar el mínimo, no lo dejes pasar más allá del siguiente mes.

Consejo nº2: Revisa tu resumen para reducir gastos

El presupuesto sirve para planificar cómo vas a distribuir tus ingresos y gastos durante el mes y durante el año. Con un presupuesto, tomarás decisiones en frío y de forma anticipada, verás hasta dónde está bien y hasta dónde es abuso financiero. 

En nuestro artículo sobre el ahorro, hablamos del registro minucioso de todos tus gastos. Lo bueno del resumen de la tarjeta es que te facilita el trabajo al separar los consumos en categorías.

Ten a mano tu resumen de tarjeta para elaborar tu presupuesto mensual y analiza dónde puedes reducir gastos al mes siguiente. ¿Recuerdas los gastos hormiga? Este documento te ayudará a detectarlos y tomar real dimensión de cuánto dinero se va con ellos.

 

Para ayudarte con este punto, puedes leer nuestro ebook 4 Claves para poner tus finanzas en orden.

Consejo nº3: Paga en término

Parece una obviedad, pero a veces cuando se está demasiado ocupado o se es un poco despistado, los vencimientos se olvidan. En este sentido, las entidades financieras pueden ser bastante crueles con sus tasas de interés cuando se está en mora.

Ponte la alarma del celular o programa el pago automático, así puedes estar tranquilo de que no se te pasará el vencimiento.

Consejo nº4: Gasta menos de lo que ganas

Esta es una de las frases cabecera de nuestro profe Cristian Corti (de nuestro curso de Finanzas Personales). Quizás este consejo también te parezca obvio, pero no lo es tanto.

Los pagos en cuotas y los grandes límites dan esa ilusión de que podemos acceder a muchos artículos costosos que nos resultarían inalcanzables si quisiéramos pagarlos en efectivo. 

¡Cuidado con esto! Gastar sin control porque la tarjeta “te lo permite” te hará acumular deuda a granel y, cuando quieras darte cuenta, tu resumen alcanzará cifras infartantes.

Consejo nº5: Evita pagar en cuotas (sobre todo tus compras habituales)

No compres en cuotas, por más que sean sin interés. Es una trampa financiera. Si bien financieramente puede ser conveniente, es como querer manejar una Ferrari en una montaña con un carnet de principiante. Probablemente, sea una muy buena estrategia financiera, pero el hecho de que compres muchas cosas por ser en cuotas sin interés, hace que a fin de mes tengas la tarjeta de crédito muy cargada y, luego tengas que financiarla. Allí, los intereses serán mayores que lo que te pudiste haber ahorrado respecto a haber conseguido “ganarle” a la inflación de tu país. 

Tus gastos habituales como la compra del supermercado son parte de tu presupuesto mensual. Financiar esto con la tarjeta de crédito distorsionará tu registro. Está bien que aproveches las promociones con las tarjetas, pero hazlas en un solo pago.

Bonus track: No pagues la deuda de tu tarjeta… con otra tarjeta

Muchas personas caen en el error de querer resolver el problema de la deuda de su tarjeta de crédito pagando con otra o pidiendo un préstamo personal. Esto puede generar un efecto bola de nieve (que nada tiene que ver con el método de bola de nieve para cancelar deudas) que te dejará con deuda mucho mayor que la original.



Para terminar, te dejamos una reflexión de Dave Ramsey, autor de La transformación total de su dinero:

“Es parte de la naturaleza humana desear algo y desearlo ya; es también una señal de inmadurez. Estar dispuesto a posponer el placer por un mejor resultado es una señal de madurez. Sin embargo, nuestra cultura nos enseña a vivir para el momento. «¡Yo quiero esto!», gritamos y podemos obtenerlo si estamos dispuestos a contraer una deuda. La deuda es una manera de obtener el «Yo quiero esto» antes de que podamos costearlo”.

La tarjeta de crédito nos pone difícil esto de diferir placeres, pero si te mantienes firme verás que tu vida será más fácil y, lo más importante, libre de deudas (al menos, de la tarjeta).

 

Y tú, ¿utilizas tarjetas con frecuencia? ¿Te parecen útiles estos consejos? ¡Cuéntanos en los comentarios!

21/10/2020

0 responses on "El dilema de la tarjeta de crédito: 5 consejos para utilizarlas mejor"

    Deja un mensaje